Nota: Gustavo Salinas   |  Foto: Emmanuel Rodriguez
Fútbol: hay luz al final del túnel
28.11.2013 | N8 Estudio
Fútbol-2.jpg

La historia es cíclica, muchas veces la originalidad se produce con el regreso al origen, a las raices y eso trae Fútbol en esta nueva vieja formación de instrumentos. Tras probar con sintetizadores, bajo, teclado y hasta un Wincofon el sonido actual lo marca el violín, con la viola y la batería de siempre.

Con temas cortos, directos y de mensajes claros Fútbol se abraza de un lado a La Pesada del Rock and Roll y a Manal del otro, con la voz salida desde el fondo, pegada al bombo.
Con ese cóctel innovador y mucho más cantado que en etapas anteriores los Fútbol brillaron en el N8, fue en la antesala del toque de Pez.



La ametralladora vanguardista, el secreto mejor guardado del under porteño, no dejó cabeza sin romper  


 

El trío bonaerense mostró casi por completo su último trabajo, La Gallina. Disco infravalorado en la actualidad, que será bandera en el futuro. También sacaron a flote partes de sus anteriores discos, Papá se va a Japón, Mas Bambino que nunca y Elige tu propia aventura, el primogénito y ya tan lejano disco debut de 2003.
Con un audio particular, sucio y valvular Fútbol invita a escenarios psicodélicos y estrambóticos con No llores niño, nos invita a correr por planicies peligrosas con Taciturno y Eh Gaucho. El recorrido incluye puertos rancios con sonidos oscuros, donde el vértigo es el paisaje dilecto como en El Caballo y Barquilleros.


 

 

Con su base invertida de grave a aguda y la viola jugando de bajo uno entiende y hasta justifica el nombre de la banda. Intentá sólo por gusto definir el fútbol, es fútbol, un deporte, pero sin definición lógica, encierra pasiones, negocios, sueños, miles de argumentos.
Probá definir ahora a Fútbol, es Fútbol, una banda de rock, pero sin parámetros ni limites que lo encierren. Una convulsión de acordes virulentos intentado atrapar a quien escucha. Una poesía rota en la mitad. Miles de posibles descripciones, ninguna acertada y todas válidas al mismo tiempo.


Con el auditorio en sus manos, los Fútbol encararon la recta final con la velocidad de Trapito Carranza o Facundo Castillón. Producto de ese desborde llegaron los centros de Madre, Río Colorado y La Razón entre otros.

 


Entrada la medianoche y con el público boquiabierto comenzaron con la definición. Una mezcla de Batistuta  y Maradona para sentenciar un partido que siempre tuvo controlado el tridente rockero. Ceferino, Salvaje y Ante sala para sellar el resultado contundente y favor de los músicos.


Con el fútbol total de Holanda de Cruyff y la efectividad de un seleccionado italiano, los Fútbol te adormecen con sonidos y dominan los movimientos de tu cuerpo. Atacan en masa con viola, batería y violín, tridente picante al que no hay defensa sonora que se le resista.

 

 


 

Video Clip

Alternative content