|  Foto: Martín Pravata
Un alma de diamante dejó su huella
21.08.2010 | Por: Federico Lemos
3-IMG_0133.jpg

La larga espera tuvo su premio. Después de tres años sin pisar tierra mendocina,Luis Alberto Spinetta tocó por algo más de dos horas en un Auditorio Ángel Bustelo repleto.

El silencio de unas 2.000 almas que presenciaron el concierto,
demostraron el respeto y permitieron que el inicio de cada canción fuera
armonioso.
Acompañado por Claudio Cardone en teclados y arreglos, Sergio Verdinelli en
batería, Nerina Nicotra bajo, el Flaco lentamente fue ambientando para que todo
fuera especial. A pesar de confesar que no se sentía bien, por lo que comenzó a
tocar sentado, a medida que pasaban las canciones daba la impresión que se iba
recuperando, como si la música fuera su combustible.
En el comienzo del recital, se dio el placer de homenajear a tres grandes
artistas afines a su estilo. Con Las cosas tiene movimiento de Fito Páez,
Filosofía barata y zapatos de goma de Charly García y Té para tres de Gustavo
Cerati, con una mención especial deseando que el músico se mejore. También, para
los memoriosos, cantó Cementerio club del disco Artud y Alma de diamante, de su
disco homónimo.
Rodeado de grandes músicos, Spinetta dio espacio para que cada uno hiciera un
solo con su instrumento como por ejemplo, en La herida de París. Hasta su hija
Vera colaboró con algunos coros y Baltazar Comotto en guitarras para colaborar
generalmente en los temas del último disco Un mañana. Con Canción de amor para
Olga donde los intervalos de Cardone generaban una armonía que trasladaba a
cualquiera, dio lugar para otros temas de su último trabajo discográfico como La
Mediga y Mi elemento. También hubo espacio para Cabecita calecita, Nelly no me
mientas y Yo miro tu amor con una guitarra bien distorsionada.

Unas dos horas después, se retiraron del escenario y volvieron para cerrar con
un bis para conformar al público masivo con Durazno sangrando y Rutas
argentinas. La paciencia de tres años valió la pena porque todos saben que
aunque este mismo sol se nuble después, sos alma de diamante.

 

Galeria de Fotos

Video Clip