Nota: Bere Martinez   |  Foto: Marcos Doña
Una cita que no se pudo dar en vida
22.05.2017 | Teatro Selectro
Ellas-Con.jpg

Ser ellas, la excelente obra donde se reúnen Eva Perón, Frida Khalo y Simone de Beauvoir, se presentó en Mendoza y Muchamerd estuvo ahí.

“Y tú bien sabes que el atractivo sexual en las mujeres se acaba voladamente, y después no les queda más lo que tengan en su cabezota para poderse defender en esta cochina vida del carajo”. Con esta frase de Frida Khalo, podemos comenzar a explicar de qué se trata la exitosa obra, Ser ellas.

 

Bien sabemos que un tema de charla es “lo que las mujeres debemos ser en la vida”. Seguir un legado familiar, estudiar, trabajar, casarnos, tener hijos e innumerables cosas más. Tal vez, este pensamiento cambió en la actualidad, pero siempre se ha mantenido el estigma femenino ligado a que debemos ser excelentes esposas y madres ejemplares. Sin embargo, han existido mujeres marcaron la historia. Por ser queridas o criticadas, defendiendo lo que llevaban en esas “cabezotas”-como dice Frida-. En el caso de Ser Ellas, tres figuras son las que se reencuentran en un sueño: Eva Perón, Frida Khalo y Simone de Beauvoir.  Contemporáneas las tres, la distancia no les permitió tomarse un café en vida, por eso la obra escrita por Erika Halvorsen, las reúne después de muertas.

 

 

Una argentina, una mexicana y una francesa. Una actriz y política; una pintora y una escritora. Una peronista, una socialista y una existencialista. Tres esposas, ninguna madre. Las tres con un eterno amor, las tres sufridas por él. Así, a través sus vivencias, charlan y debaten durante 55 minutos a partir de un texto que no deja despegar los sentidos de las protagonistas. Entre los temas sobre los que deambula el diálogo del trío está la muerte (dolorosa y larga en los casos de Frida y Eva), el amor, la maternidad, la libertad, la vejez y el sexo…

 

 

Y si bien las inmortalizadas son ellas, se nos viene a la cabeza el nombre de sus maridos casi sin querer. De alguna manera, porque la historia las juzgó como las compañeras del General Perón;  Diego Rivera y Jean Paul Sartre. Incluso, resulta casi imposible imaginarlas solas y la época en la que vivieron quizás hasta acentuado esa situación. “La maldición que pesa sobre las mujeres es la dependencia”, recita Simone de Beauvoir sobre el escenario.

 

Incluso, hasta las actrices que las interpretan, Ana Celentano (Eva), Anabel Cherubito (Simone) y Julieta Cayetina (Frida), se animan a criticarlas, a sacar sus miserias y traerlas al siglo XXI. Y ellas de ser millennials seguramente hubieran cerrado su capítulo de otra forma.

 

 

Alternative content